Arkham, Massachusetts

Emocionante primera sesión

La casa de Pili y Luis albergó anoche la primera y emocionante sesión de la vuelta a los ‘terrenos de juego’ de las viejas glorias roleras que componen el grupo de la Fundación Pickman.

El dubitativo principio del Guardián y sus jugadores pronto se disipó para dar lugar a una jornada inolvidable llena de buenos momentos de puro rol. Los jugadores pusieron toda la carne en el asador y se entregaron de lleno al Prólogo de lo que sin duda será una campaña épica. La calidad del grupo quedó patente en varias escenas de la aventura inicial que se desarrolló en esta primera noche. Las actuaciones convincentes marcaron la pauta en puntos clave en los que la interpretación llegó a brillar justo cuando la historia lo requería.

El Guardián, por su parte, se esforzó al máximo para crear la atmósfera necesaria para que este prólogo uniera para siempre a este grupo casual de cinco personajes que ahora tienen en común haber vivido una experiencia vital terrorífica.

Lo que los personajes vieron en aquella cripta de Boston les perseguirá para siempre en sus sueños. Rasgaron el sutil velo que separa la realidad humana de la locura cósmica y apenas vislumbraron lo que se oculta en las tinieblas. Ahora están unidos por un secreto que no pueden desvelar simplemente porque les tomarían por lunáticos.

¿Qué ocultarán las Máscaras de Nyarlathotep?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

3 comentarios

  1. En dos palabras: é-pico.

    (no me deja loguearme el FC ?¿?¿)

    18 julio, 2011 en 12:32

  2. Guardián de los Arcanos

    Como muy bien dices, Luis, es normal que al principio costara un poco entrar en calor con la de años que hace que no jugamos por derecho. Yo el primero.

    Poco a poco la personalidad propia de cada personaje fue ganando la partida a la de los propios jugadores y ya se vivieron momentos interpretativos de esos que dejan huella y marcan a los PJ.
    Se notó mucho esta falta de ritmo en que los típicos momentos roleros de “me pongo a buscar en la mesa” o “registro el cadáver a ver qué lleva” costaron en aparecer. Normal.

    Respecto al reloj y su molesto tictac había un detalle muy sutil y que era muy complicado, por no decir casi imposible, de que os dierais cuenta. No había nada físicamente revelador en la pieza en sí, como pudo comprobar Mauricio al hacer un examen detenido. Sin embargo, la hora que marcaba era la de Ponapé XD. Ya digo, era una pista irrelevante para el caso y muy complicada de averiguar, pero es lo último que puso de los nervios al pobre Tadeus Marsh.

    Debido a que era una aventura escrita en dos momentos, había muchas lagunas conceptuales que traté de tapar como pequeños vías de agua en una barca. Uno de estos fallos fue la tasación de la colección en 500.000$. Es lo que tiene el tener que improvisar. Sin embargo, como añadió un extra que os estimuló sobremanera, decidí no rectificar.

    El prólogo era una presentación cerrada. Esto es, tenía que acabar en una sola sesión. A partir de ahora, las sesiones las marcan los jugadores en tanto en cuanto no existen módulos diferentes sino que la aventura de Las Máscaras de Nyarlathotep es un todo desde que empieza hasta que acaba… porque se agote argumentalmente o porque los investigadores fracasen a la locura y la muerte.

    Yo ya estoy preparándome el principio, no quiero quede ningún cabo suelto.

    15 julio, 2011 en 12:44

  3. annagul

    Magnífica sesión de juego. Es cierto que el principio fue algo dubitativo por ser la primera vez después de tantos años sin jugar. La capacidad de narración y la agilidad mental se van oxidando con el tiempo, además la usual timidez que a todos nos limita al principio impide que los personajes que interpretamos “salgan del papel”. Sin embargo, poco a poco nos fuimos sumergiendo en la historia y disfrutamos como enanos buscando una máscara extraña que había desaparecido en extrañas circunstancias.

    Disfruté enormemente en la escena de la casa del anticuario. El clímax fue subiendo poco a poco mientras el tic-tac del reloj marcaba los latidos del corazón que estaba a punto de pararse.

    Otro momento que me encantó fue la escena en el exterior del cementerio de Mount Hope, siguiendo unas huellas mientras una lluvia torrencial que nos calaba los huesos. Y, evidentemente, el final. La música ayudó muchísimo, yo me emocioné mientras mi personaje le quitaba la máscara a la persona que estaba tendida en el suelo de la cripta.

    Además, como en toda sesión de rol, tenemos anécdotas para recodar: esa póliza de medio millón de dólares que nos mantuvo cegados durante toda la partida, o la extraña e inútil huida que hizo mi personaje cuando escuchó que un coche llegaba a la casa del anticuario.

    Esto era el prólogo, preparémonos para disfrutar de la historia que empezará dentro de poco.

    15 julio, 2011 en 12:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s